miércoles, 20 de enero de 2010

LA MUERTE DE DIANA DE GALES





“PRINCESA DE CORAZONES”




El 31 de Agosto de 1997, en varios diarios mundiales, se daba a conocer el accidente de la Princesa Diana de Gales, en París.







París, 31 ago (EFE).- La princesa de Gales, Lady Di, se encuentra en "estado muy grave" y fue trasladada al servicio de reanimación del hospital de la Pitie Salpetriere, informaron hoy, domingo, fuentes médicas.
Lady Di sufre traumatismo craneoencefálico, fractura de un brazo y heridas graves en una pierna.
El príncipe Carlos, de Inglaterra, fue informado ya del gravísimo accidente sufrido por su ex esposa.
El amigo de la princesa, el multimillonario egipcio Dodi Al- Fayed, falleció instantáneamente en el accidente, ocurrido en el túnel del puente del Alma, en París, al igual que el conductor del vehículo Mercedes 600.
El ministro francés del Interior, Jean-Pierre Chevenement, el jefe de policía de la prefectura de París, Philippe Massoni, y varios diplomáticos británicos, se encuentran en el hospital a la espera de nuevos informes de los médicos.
El lugar se encuentra fuertemente acordonado por la policía, que impide el acceso al lugar.

Y en Londres, se comunicaba al pueblo la muerte de la PrincesaLondres, 31 ago (EFE).- Diana, princesa de Gales murió hoy, domingo, en Francia tras sufrir un grave accidente en compañía de su amigo, Dodi Al Fayed, según supo de fuentes británicas la agencia local "Press Association".
La ex esposa del heredero de la corona británica sufrió un grave accidente en el puente del Alma, en París, cuando eran perseguidos por unos "paparazzi”.
Además de ella murieron su amigo de origen egipcio, Dodi Al Fayed y el conductor.
El único que quedó con vida fue un escolta de la princesa.

La casa real británica adoptó un tono de frialdad ante su fallecimiento, mientras que los hijos, Guillermo, de 15 años, y Enrique, de 12, permanecían con la familia de su padre sin aparecer públicamente.
Muchos británicos, a través de sus medios de comunicación, censuraron esta conducta y obligaron a que el viernes, un día antes del funeral y entierro de la princesa, la reina Isabel II se dirigiera a la nación para ensalzar a lady Di y expresar su dolor.
Desde París el cadáver había sido trasladado al palacio de Kensington, su residencia oficial, donde se instaló la capilla ardiente.
Durante casi una semana los británicos fueron creciendo en su afecto a la princesa fallecida y espontáneamente crearon un cordón de seguimiento de los actos que se celebraron hoy de casi 150 kilómetros y, según la policía, seis millones de personas El cuerpo de lady Di salió a las 08,10 GMT a paso lento de Kensington sobre un armón de artillería, cubierto con el estandarte real y llegó casi dos horas después a la Abadía de Westminster para la ceremonia religiosa
previa a su inhumación.
Un impresionante silencio, sólo roto por sollozos y una campana que sonaba cada minuto, se vivía en Londres al paso del cortejo.
Cuando la comitiva alcanzó a la altura del palacio real de Buckingham, se incorporaron a ella los dos hijos de Diana, Guillermo y Enrique, su padre el príncipe Carlos, el duque de Edimburgo, y el hermano de la princesa, el conde Charles Spencer.
Una gaita solitaria rompió el silencio de entonces al interpretar el "Lamento Escocés", y muchas personas gritaron "Adiós, Diana, que Dios te bendiga".
La reina Isabel II de Inglaterra, llegó poco después a la Abadía de Westminster, donde la esperaban la reina madre y el príncipe Eduardo.
En el momento en que salió la reina de su palacio de Buckingham se arrió la enseña real y se izó a media asta la bandera británica, algo que no ocurre ni con la muerte de los reyes, pero reclamado insistentemente por los ciudadanos, que acogieron con aplausos este gesto real.
Terminado el oficio religioso, realizado en la Abadía de Westminster por el arzobispo de Canterbury, el féretro de Diana de Gales partió con destino al pueblo de Althorp, en un largo camino en el que esperaban buena parte de esos seis millones de británicos.
Lanzaban tantas flores al vehículo mortuorio que el conductor tuvo que parar para quitarlas del parabrisas.
Cuando llego el féretro, las puertas de la entrada de la finca de los Spencer, se cerraron y Lady Di fue llevada hacia su isla, un lugar que la familia Spencer teme que se convierta en un lugar de turismo o peregrinación, por lo que piensan abrirlo a los británicos en contadas ocasiones al año.
Nació así el mito de la "Princesa del Lago" como se le llama con anterioridad.

Hay demasiados puntos oscuros en torno a la muerte de Diana y su amigo el multimillonario egipcio Dodi Al fayed, ocurrida el 31 de agosto de 1997 cuando el vehículo Mercedes en el que viajaban se estrelló contra un pilar de un paso subterráneo junto al puente parisiense del Alma.
Según algunos periódicos, "las crecientes teorías sobre una conspiración, que los investigadores se niegan a desmentir, están vinculadas con una serie de extrañas coincidencias y acontecimientos no aclarados relacionados con el accidente mortal de París".
Entre otras cosas, se preguntan por qué algunos testigos se habían abstenido de declarar ante el juez, o cuál era la razón para que se haya comisionado a un segundo magistrado en la causa y qué papel desempeñaba.
Llamaba la atención también, el hecho de que se haya desestimado por "extravagante" la declaración del testigo británico Gary Hunt, quien no ha sido llamado a declarar pese a que se ofreció a hacerlo voluntariamente.
También, se preguntan por qué se tomó con tanto retraso la declaración a los empleados del hotel Ritz de París, donde la pareja cenó por última vez.
También, por qué se denegó a la familia un segundo análisis "postmorten" al cadáver de Henri Paul, el chofer francés que conducía el coche en el que viajaban Diana y Dodi y que también resultó muerto en el impacto.
Otra interrogante es "cuál fue la implicación, si es que hubo alguna, del servicio secreto británico (MI-6) en el seguimiento de los movimientos de Diana durante su estancia en Francia".

El periódico “The People” por ejemplo barajó cinco teorías relativas a otros tantos hipotéticos motivos para asesinar a Diana.
- La primera se refiere a una conspiración por parte de la industria de armamento, dado el compromiso de Diana en la campaña de erradicación de las minas contra personal y en su papel como embajadora oficiosa de paz.
- La segunda es que es posible que ciertos sectores de la clase dirigente británica no vieran con buenos ojos la relación de Diana y Dodi, pues no podían aceptar que éste, árabe y musulmán, fuera en su día el padrastro del príncipe Guillermo, en su momento futuro rey de Inglaterra.
- La tercera y relacionada con la anterior, es que sugiere que el MI-6 sentía temor ante la relación de Diana y Dodi, dados los vínculos de parentesco de la familia Al Fayed con el traficante de armas saudí Adnan Kashogui, así como sus buenas relaciones con la familia real de Arabia Saudí.
- Una cuarta teoría, mucho más propia de ciencia ficción, es el hecho de que la muerte de Diana estaba escrita en las estrellas y coincidió con un cambio traumático en su carta astral.
- Por último, como quinta teoría, dicen que los hipotéticos asesinos de Diana pudieron haber utilizado una pequeña bomba-lapa conocida como "Blockbuster", que se acciona por control remoto y que se inventó en el Reino Unido para la lucha antiterrorista, hasta el punto de que ha sido utilizado por las fuerzas especiales británicas (SAS), así como por los servicios secretos MI-5 y MI-6, comenta el periódico.

Según datos que llegaron a los periodistas, Diana dijo una vez: "Cualquier día, mientras viajo en helicóptero, éste saltará por los aires. El MI-6 me habrá eliminado".

En Madrid, el 29 dic (EFE).- Dan un informe que demuestra el embarazo de la Princesa de Gales al morir. "Interviú" desvela en exclusiva un informe, elaborado por el Hospital Pitié-Salpetrire de Paris según el cual "Madame Diana Frances Spencer" se encontraba en "estado de gestación de 9 o 10 semanas " en el momento de su muerte, la noche del 30 de agosto en la capital francesa.
Según la revista, el Gobierno francés ocultó las pruebas "para evitar que la opinión pública pudiera pensar que la princesa había sido asesinada", después de que el propio Ministro del Interior francés, pidiera un análisis específico del cadáver.
El informe, dice "Interviú", fue remitido también a los Ministros de Exteriores y Sanidad, así como a la Brigada Criminal de París.

Este dato fue negado, sólo, por qué no querían que se pensara que había sido asesinada, o, porque a los franceses, les convenía junto con las autoridades británicas dejar el tema en un accidente, por haber ayudado de alguna forma? Buenas relaciones internacionales? Porque, simplemente mirar para el costado, es ayudar en el crimen. Qué obtendrían a cambio?

Otro testigo confiable y que no fue tenido en cuenta, fue, el Dr. francés Frederic Mailliez, que llegó por casualidad a la escena del accidente. El Dr. Mailliez comenzó a tratar a Diana lo mejor posible. Él proveyó a princesa Diana de oxígeno, antes de que la “emergencia móvil” llegara y la metieran en la ambulancia. Él indica que “Diana estaba bajo shock, pero no tenía ninguna lesión visible”. “Diana, estaba en el asiento derecho trasero y estaba levemente herida”.
Por otra parte, una mujer francesa, que iba conduciendo en la misma dirección que el coche de Diana, pero detrás de ellos, dijo a varios de los paparazzi (que fueron encarcelados en primera instancia), que ella había visto un destello cuando el auto de Diana entró en el túnel, lo que la hizo a ella detenerse a la entrada del túnel, segundos antes del choque. A los pocos días murió atropellada, pero nunca fue llamada a declarar a pesar, de que los paparazzi la nombraron como testigo.
Al no dar pie al estudio de estas informaciones, se casi confirma la teoría del uso por parte de los MI6 de una luz estroboscópica en el túnel para causar la colisión cegando al chofer y por supuesto que el Dr. Mailliez llegó a dar los primeros auxilios, antes de la gente que supuestamente debía terminar el trabajo comenzado por los MI6. Pues cómo se explica, que en la ambulancia que la trasladaban al Hospital Pitié-Salpetrire (que no era el más próximo) la mantuvieron por más de una hora, parqueada en la calle y a pocos metros de un hospital. Necesitaban que llegara sin vida? Es lo único que un cerebro normal, pensaría.

Nuevos datos plantean nuevos interrogantes. Si en un primer momento se acusó a los periodistas de causar la muerte de Diana, el juicio celebrado en Francia disipó esta sospecha. Sin embargo, con ésto se dejó, un nuevo cabo suelto, ya que durante el juicio se habló de un misterioso Fiat Blanco, que provocó el accidente y se dio a la fuga.
La hipótesis de que Diana pensaba convertirse al Islam no es nueva. Diana ya estaba preparada para convertirse al Islam, poco antes de su muerte. Nahid Khan, amigo de Diana, declaró a varios medios que "todos sabían que ella quería casarse con Dodi, pero él creía que esto era imposible.... Ella quería convertirse en musulmana y declaró que había tomado una decisión que sorprendería al mundo entero".
Otra de las amigas íntimas de Diana, Simone Simons, confirmó también que la princesa tenía la intención seria de convertirse al Islam e incluso, declaró a un periódico londinense, que Diana tiempo atrás le había confiado que había pensado en embarazarse.
La posibilidad de que la conversión se hubiese producido y que con su muerte, se trató de impedir que dieran a conocer el hecho, considerado escandaloso por la monarquía británica, en un país donde la corona está estrechamente vinculada a la Iglesia Anglicana, es muy potente.
Es sabido el hecho, de que el mismo día de su asesinato, Diana y Dodi, visitaron una mezquita de París.
El secretario de la princesa, Paul Burrell, entregó una carta que Diana le entregara días antes de su muerte, en la que Diana expresaba su temor ante lo que más tarde se confirmaría. En ella le decía: "Esta fase particular de mi vida es la más peligrosa. Mi esposo, está planeando “un accidente” de mi vehículo, una falla de los frenos y graves lesiones en la cabeza."

Nadie puede hacer lo correcto y descifrar la gran cantidad de información que se tiene en las manos y que llevan a dar como veredicto el contrario a lo que las declaraciones oficiales han puesto a conocimiento de la población mundial.

Porque la persona de Diana de Gales “Princesa de Corazones” no le pertenece a los británicos y mucho menos a la monarquía británica, le pertenece al mundo entero, que lo demostró, con el llanto desconsolado de toda su población, al saber de la muerte de “SU PRINCESA”.


Fuentes:
http://verdade.no.sapo.pt/
http://www.webislam.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada